Consecuencias…

Consecuencias de una educación equivocada, desperdiciada o, simplemente, inexistente.  Consecuencias de la falta de escrúpulos, de moral, de decencia….  pero de quién estamos hablando? de esa gente que ayer se dedicaba a saquear negocios en Londres?  No, no son ellos los únicos que padecen estos síntomas, el resto de la población no somos tan diferentes a ellos.

Por supuesto, a ninguno de nosotros se nos ocurriría romper una vitrina para entrar a robar en una tienda…  Pero coge un día la megafonía del Corte Inglés y anuncia que todos los sistemas de seguridad se encuentran bloqueados durante un par de horas.  Veríamos cuánto tiempo tardábamos nosotros, los  “ciudadanos de bien”, en saquear el centro comercial, y sin ningún remordimiento de conciencia.

Ahora bien, dónde está la diferencia entre robar pacíficamente y hacerlo con violencia? En la educación.  A nosotros nos han enseñado que la violencia no está bien, no es un comportamiento civilizado.  Pero sobre todo, nos han enseñado que la violencia no es efectiva.  Lo sabemos porque conocemos las consecuencias, y tenemos miedo de ellas.  Sabemos que si plantamos fuego a un negocio corremos el riesgo de ir a la cárcel, y eso automáticamente evita que lo hagamos.  Sin embargo, nuestra frustración es la misma que la de ellos, vemos un Iphone en un escaparate y desearíamos que de repente se rompiera el cristal por arte de magia para poder cogerlo sin que nadie pudiera inculparnos.

A ellos, en cambio, nadie les ha dicho que la violencia no lleva a ningún sitio.  Es más, probablemente les han enseñado que la única manera de llegar a algún sitio es usándola, porque otros medios no tienen.  Y eso es lo que hacen.

Para nosotros, esto es algo atroz e inmoral, la violencia no es en ningún caso justificada, así que ahora todos los esfuerzos se centran en capturar a esas personas para castigarlas por lo que han hecho.  La gente de bien no puede vivir tranquila sabiendo que semejantes descerebrados siguen sueltos por las calles, es necesario poner caras y castigos a esas personas, restablecer la tranquilidad de los ciudadanos, y con ello su confianza en aquellos que les gobiernan y les protegen.

Pero si hay algo de descerebrado en todo este asunto es la manera en la que se está tratando.  En todas las noticias y discursos sólo se habla de ellos, se habla de lo ocurrido como si fuera un caso de brote histérico colectivo inexplicable, fruto de las ansias de bienes materiales y violencia de unos cuantos indeseables.  Nada más lejos de la realidad,  no hace falta ser muy inteligente para darse cuenta de que esto no es más que una de las muchas consecuencias de un sistema que se ha vuelto insostenible.   Es uno de los síntomas de un mundo enfermo que ha vendido el norte a cambio de un teléfono con internet.   Es la evidencia de que algo falla en una sociedad en la que nada vale más que los billetes, y en la que sólo el que tiene dinero es Alguien, porque ese título uno ya no necesita ganárselo, con sólo un click lo recibe a domicilio en menos de 24 horas.

Se debería estar hablando de una reforma urgente, de una revisión de nuestra moral, de nuestros principios y nuestros valores.  Debería ponerse cara y castigar a aquellos que fomentan este problema, centrar esfuerzos en conseguir que la educación llegue a todos los estratos sociales, bloquear los privilegios y los abusos de la clase dominante y terminar de una vez por todas con un sistema que ya no puede forzarse más.  Pero en su lugar, pretenden hacernos creer que la lacra de esta sociedad es sólo ese grupo reducido y aislado de gentuza y que lo único que necesitamos es hacerlos desaparecer.

Esto es lo verdaderamente escabroso de todo este asunto.  Mañana unos cuantos irán a la cárcel y dentro de dos días la gente se habrá olvidado de todo esto.  Habrá apretones de manos, el mundo seguirá girando y aquí no ha pasado nada.  Nosotros seguiremos tragándonos todo aquello que vemos en la tele, seguiremos gastándonos nuestro dinero en comprar todo aquello que necesitamos para ser felices, los ricos seguirán haciéndose cada vez más ricos y las familias de los jóvenes que están en la cárcel seguirán haciéndose cada vez más pobres.  Tendrán que robar para poder comer, y lo harán en muchos casos usando la violencia, porque lo que sucede cuando uno no tiene nada, es que tampoco tiene miedo.

Pero no temais, ciudadanos de bien, la policía velará por vuestra seguridad, duplicará sus esfuerzos y capturará a esta gentuza.  Así se acabarán nuestros problemas.

7 Responses to “Consecuencias…”


  1. 1 monttse agosto 11, 2011 a las 10:52 pm

    No todo el mundo tiene el ansia consumista tan exacerbado como para desear que desaparezca la luna o el sistema de seguridad para robarla sin violencia.

    Es cierto que mucha juventud si la tiene, y les provoca ansiedad, y de la ansiedad a la rabia porque les resulta imposible acceder a lo que se supone te da “caché social”. No vales nada si no tienes un teléfono inteligente…

    -Cómo que no tienes internet ? no lo necesito de momento…. que rara

  2. 2 Vanessa agosto 11, 2011 a las 11:00 pm

    Ya Monttse, hablo de la sociedad en general, por supuesto hay excepciones :)

  3. 3 monttse agosto 11, 2011 a las 11:01 pm

    Se ha cortado! :) quise decir “Cómo que no tienes internet en el teléfono?.

    A mi particularmente no se me ocurre coger lo que no es mio generalmente. Siempre pienso que el dueño será un despistado de la vida como yo, y que vendrá corriendo en busca de su loquesea, y cuando lo encuentre será feliz y respirará tranquilo, y es lo que me gustaría que me pasase a mi si pierdo algo.

    Es verdad, tienes mura razón, es algo educacional, es un poco vergonzoso y a mi me da hasta miedo ver como está tan generalizado … hay que intentar autolimpiarnos cada uno. Papa estado no lo hace, ya se ve, los padres parece que tampoco han sabido transmitir esos valores éticos y morales a los hijos, y en las escuelas no pueden luchar contra lo que está alrededor sin ayuda de nadie… Es un problema hgordo esto…

  4. 4 monttse agosto 11, 2011 a las 11:04 pm

    La solución al problema es actuar individualmente, siendo la sociedad como es cada día mas individualizada no se puede esperar que venga alguien a rescatar valores y formas de vivir y nos lo implanten a todos así de repente.

    Cada uno de nosotros deberiamos pensar, y sobre todo los que tenemos acceso a niños pequeños, sean nuestros hijos o sobrinos o hermanitos… intentar meterles en la cabecita la idea de la honradez es buena, el consumismo loco no da la felicidad…. en fin, cosas muy básicas que hoy les falta a tanta gente..

  5. 5 monttse agosto 11, 2011 a las 11:08 pm

    Sobre la gentuza que roba a gente desangrandose en las calles o apaleados, o los que matan porque creen que si arremeten con un coche se quitarán del camino de la tiendecita …. hombre, pues sí, mano dura no: lo siguiente.

    Además nadie ha robado comida, según todo lo que leo se dedican a robar moviles y zapatillas de marca, videos, teles planas… y son chavs sí, pero tb va vestidos a la última.. es muy fuerte por no decir indecente.

  6. 6 japogo agosto 12, 2011 a las 2:56 pm

    Resulta triste ver cómo un gobierno primero etiqueta de “enfermo” a un grupo que no le interesa y luego le aplica su medicina hecha a medida. No debería eximirse de culpa tan fácilmente…

  7. 7 Vanessa agosto 12, 2011 a las 6:24 pm

    Monttse, son chavales que en lugar de ir al colegio empiezan a trabajar con 10 años, a los 15 se ven con cuatro perras en sus bolsillos y se las gastan en lo que ven que se lo gasta el resto de la gente, porque al menos eso les da una posición. Por supuesto cada uno debe ser capaz de pensar por sí mismo, pero no todos hemos tenido la suerte de que alguien nos enseñase a hacerlo. Es necesario un cambio de actitud individual, pero es difícil conseguirlo sin una serie de medidas colectivas.

    Japogo, triste, absurdo y ridículo. Esto es lo más indignante del asunto, (sin restar importancia a los hechos, claro está)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Buscabas algo?

RSS No pasa nada, de nuevo

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

RSS Sobre fronklins y otros menesteres

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

RSS Idea creativa

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

RSS Española por el mundo

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

Libros

GEISHA OF GION, Mineko Iwasaki. SALMON FISHING IN THE YEMEN, Paul Torday. BROOKLYNG FOLLIES, Paul Auster. THE BOOK OF ILLUSIONS, Paul Auster. LA CATEDRAL DEL MAR, Ildefonso Falcones. LOS BORGIA, Mario Puzo. EL CURIOSO INCIDENTE DEL PERRO A MEDIANOCHE, Mark Haddon. EL RETRATO DE DORIAN GRAY, Oscar Wilde. LA FLAQUEZA DEL BOLCHEVIQUE, Lorenzo Silva. BALZAC Y LA JOVEN COSTURERA CHINA, Dai Sijie. SEDA, Alessandro Baricco. CUENTOS, Mario Benedetti. LA HOGUERA DE LAS VANIDADES, Tom Wolfe. LA METAMORFOSIS , Franz Kafka. VERONICA DECIDE MORIR, Paulo Coelho. LOS PILARES DE LA TIERRA,Ken Follet. ASÍ HABLÓ ZARATUSTRA, Friedrich Niestzche. LA SOMBRA DEL VIENTO, Carlos Ruíz Zafón. KAFKA EN LA ORILLA, Haruki Murakami. TOKIO BLUES, Haruki Murakami.

PELICULAS

El Orfanato, Los otros, El laberinto del Fauno, Tesis, Seven, La vida de David Gale, Crash, El viaje de Chihiro, Speed, Primavera verano otoño invierno y primavera, Deseando amar, Desayuno con diamantes, Charlie y la fábrica de chocolate, Toy story, El Milagro de P-Tinto, Babel, La vida secreta de las palabras, Mi vida sin mi, El espinazo del diablo, El diario de Noah, 9 reinas.
Licencia de Creative Commons

A %d blogueros les gusta esto: