Pienso, luego escribo

Tengo insomnio.  Probablemente algunos de vosotros ya os habreis dado cuenta de que la mayoría de mis posts se publican por la noche.  Y es que suele ser el momento que aprovecho para escribir.

No es de ahora, desde pequeña siempre tuve problemas para dormir, especialmente cuando alguna preocupación rondaba mi cabeza.  Recuerdo con claridad las noches en que llegaba mi padre de trabajar, a eso de las 3 o las 4 de la mañana, y yo seguía despierta.  Hubo una vez, no sé qué edad tenía yo pero debía de ser bastante enana, que mis padres me contaron lo que pasaba cuando una persona se moría.  Estuve sin poder dormir durante una semana porque al cerrar los ojos empezaba a pensar en mí misma convertida en esqueleto y enterrada bajo tierra.

Por alguna razón,  desde siempre, mi cabeza trabaja mucho más por las noches que por el día.  Parece que al ponerse el sol se activa un botón en mi cerebro que le hace empezar a dar vueltas.  Y empieza.  Y da vueltas, y vueltas, y vueltas… y no para, muchas veces, hasta que vuelve a salir el sol, que entonces se queda sin pilas.

Pero no me he puesto a escribir para contaros mis problemas de sueño.  Lo que me resulta curioso es cómo ha cambiado la manera en que trabaja mi cerebro desde que nació este blog.  Yo antes me metía en la cama, y entonces mi cabeza empezaba a pensar algo.  Normalmente era algo que me preocupaba, que me inquietaba o simplemente algo que me había pasado ese día. Solían ser pensamientos difusos, como un halo de imágenes sin sentido que se repetían o desaparecían sin formar ningún significado preciso.   No sabía muy bien a dónde quería llegar con ellos, y la mayoría de las veces no llegaba a ningún sitio, sino que a partir de ese pensamiento empezaba a enlazar con otro, y con otro, y con otro… hasta que de repente llegaba un punto en el que ya no sabía por qué estaba pensando en algo que a lo mejor había ocurrido hace 10 años o que que tal vez ni siquiera había sucedido todavía.

Pero desde que escribo el blog mi manera de pensar ha ido cambiando, y de vez en cuando descubro en mi cabeza unos pensamientos ordenados, que siguen un hilo coherente, y que profundizan más antes de irse por las ramas.  Me resulta muy gracioso, pero muchas veces me doy cuenta de que no estoy pensando, sino que lo que estoy haciendo es escribir, mentalmente.

No sé si os ocurre lo mismo al resto de blogueros que pasais por aquí??  Tampoco sé si es bueno o malo.  Quizás no parezca demasiado sano tener pensamientos-post, que siguen el clásico esquema introducción-cuerpo-desenlace.  También puede parecer obsesivo, igual es que ando buscando temas con los que actualizar, o tal vez sea que lo de escribir es adictivo,  pero hace tiempo que mi cabeza ya no es capaz de pensar sin escribir.

Me pregunto si a los periodistas, escritores, autores, etc.. también les pasará esto, o será sólo un virus cibernético?

8 Responses to “Pienso, luego escribo”


  1. 1 Heraldo de Estrellas enero 28, 2011 a las 1:53 am

    Ciertamente no es la unica que vive con ese virus encajado en su vida, yo muchas veces durante el día comienzo a escribir algo dentro de mi cabeza y para que no se me olvide suelo escribir algunas palabras de las que mi mente produce en mi celular, en el cuaderno o en cualquier papel que tenga a la mano, asi cuando me siento frente a mi lap durante las noches puedo retomar las ideas que nacieron en el día, aunque ciertamente son noctambulo como usted comprendera, y prefiero escribir durante la noche porque las ideas fluyen de manera mas natural para mi.

    Un saludo desde http://lunare.wordpress.com/ ojala pueda pasar a dejar un comentario en mi blog, gracias de antemano.

  2. 2 Vanessa enero 28, 2011 a las 10:38 am

    Me alegra oir que no soy la única :)
    Gracias Heraldo

  3. 3 suzanneisgone enero 28, 2011 a las 5:42 pm

    ¡Hola! A mí me encanta escribir, pero desgraciadamente el “”don”” no me ha servido para aprender a ordenar mis pensamientos, que siguen siendo caóticos. Así que te envidio. Aunque sí que es verdad que después de escribir sobre algo complejo las cosas me quedan mas claras. Es como si lo esquimatizara o lo simplificara de alguna manera.

    Por cierto, me ha hecho gracia lo que cuentas que te pasó cuando te contó tu madre lo que pasaba cuando nos moríamos jeje Yo creía que eramos inmortales y el día en que me enteré de que existía “la “muerte” creo que no peque ojo. Después del trauma, eso sí, dormí como un lirón hasta los 24 años que tengo ahora jeje

    Besos!

  4. 4 Vanessa enero 28, 2011 a las 9:03 pm

    Bueno, yo también sigo teniendo pensamientos caóticos, pero a veces me sorprendo a mí misma pensando en modo blog y me hace gracia :)

  5. 5 Rham enero 29, 2011 a las 10:25 am

    Pues sí señora, que el hábito crea al monje. Uno se hace escritor a base de escribir, pintor a base de pintar, y padre a través de sus hijos. Que seamos buenos o malos en lo que hagamos es más bien una cuestión de opinión.

  6. 6 calvanki enero 31, 2011 a las 1:52 am

    pues si te pasa eso con el blog, no te abras un twiter.

    Pasa y es bueno (COMO NO VA A SER BUENO)

    :)

  7. 7 japogo febrero 7, 2011 a las 4:14 pm

    Yo soy de la opinión de que estamos continuamente autoprogramándonos y cuando algo nos gusta o lo ansiamos,lo tenemos en modo incubadora en algún lugar del subconsciente hasta que brota, abriéndonos el camino a la meta que antes parecía inalcanzable.
    Quizás hayas adoptado esa forma de “anotar” las cosas porque resulta ser lo más eficiente para seguir evolucionando en algo que se te da muy bien: lo de pensar y lo de escribir.
    Un abrazo!

  8. 8 crispiluka mayo 24, 2011 a las 10:19 am

    Pues a mi me pasaba lo mismo de pequeña,eso de irte a la cama dando vueltas con todo lo acontecido en el día y sin saber pq ya estas pensando en cosas de hace años.Es curioso pq pensaba que todo el mundo hacia lo mismo cuando se iba a la cama hasta que lo comente cierto día y me sentí rara,jajajaja.Pero desde que escribo mi blog,parece que tu sola vas sacando tus propias conclusiones de lo que le pasa a tu pequeña cabeza pensante,es como una especie de auto-terapia personal,no?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Buscabas algo?

RSS No pasa nada, de nuevo

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

RSS Sobre fronklins y otros menesteres

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

RSS Idea creativa

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

RSS Española por el mundo

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

Libros

GEISHA OF GION, Mineko Iwasaki. SALMON FISHING IN THE YEMEN, Paul Torday. BROOKLYNG FOLLIES, Paul Auster. THE BOOK OF ILLUSIONS, Paul Auster. LA CATEDRAL DEL MAR, Ildefonso Falcones. LOS BORGIA, Mario Puzo. EL CURIOSO INCIDENTE DEL PERRO A MEDIANOCHE, Mark Haddon. EL RETRATO DE DORIAN GRAY, Oscar Wilde. LA FLAQUEZA DEL BOLCHEVIQUE, Lorenzo Silva. BALZAC Y LA JOVEN COSTURERA CHINA, Dai Sijie. SEDA, Alessandro Baricco. CUENTOS, Mario Benedetti. LA HOGUERA DE LAS VANIDADES, Tom Wolfe. LA METAMORFOSIS , Franz Kafka. VERONICA DECIDE MORIR, Paulo Coelho. LOS PILARES DE LA TIERRA,Ken Follet. ASÍ HABLÓ ZARATUSTRA, Friedrich Niestzche. LA SOMBRA DEL VIENTO, Carlos Ruíz Zafón. KAFKA EN LA ORILLA, Haruki Murakami. TOKIO BLUES, Haruki Murakami.

PELICULAS

El Orfanato, Los otros, El laberinto del Fauno, Tesis, Seven, La vida de David Gale, Crash, El viaje de Chihiro, Speed, Primavera verano otoño invierno y primavera, Deseando amar, Desayuno con diamantes, Charlie y la fábrica de chocolate, Toy story, El Milagro de P-Tinto, Babel, La vida secreta de las palabras, Mi vida sin mi, El espinazo del diablo, El diario de Noah, 9 reinas.
Licencia de Creative Commons

A %d blogueros les gusta esto: