Felicidad, vete tú a saber dónde te metes

Porque el Aladierno truncado ha sacado el tema, y porque yo llevo un par unas cuantas cervezas encima, hoy me apetece hablar sobre la felicidad.  No es un tema que me guste discutir, ya que todavía necesito años de investigación para poder entenderlo, pero quizás lo que quiero es simplemente ordenar mis ideas sobre ella, aprovechando este momento de lucidez…

Sí, es muy fácil ser feliz. Yo soy feliz muy a menudo.  Cada vez que mi trabajo es reconocido, ya sea en la oficina o fuera de ella. Sólo hace falta echarle una mano a alguien y ver que tu esfuerzo ha servido para algo, eso te llena de felicidad. Un café a la sombra de un árbol, en buena compañía, o tal vez con uno mismo, escuchando nada más que el cantar de los pájaros. Eso es felicidad. Despertarse por la mañana con el sol quemando tus mejillas, desayunar con un buen amigo, ver un programa del corazón con tu madre o subirte a un tiovivo con tu hijo. Escuchar un “te echo de menos” o expresar un “te quiero”… el simple bip bip de tu móvil puede alegrarte el día de repente. Una carta, un abrazo, encontrar un billete en la calle!!! o aterrizar en un sitio y que alguien esté esperándote. Recuerdas aquella puerta que hace años que no cierra? pues hoy, que por fin la has arreglado, se ha convertido en tu dosis de felicidad.

Todas esas pequeñas cosas son las que nos hacen disfrutar de esta vida porque, al fin y al cabo, no necesitamos de nada más, aunque estemos empeñados en creer lo contrario.

Sin embargo, cuando alguien te pregunta si eres feliz, es difícil contestar. Por qué??

Cuando escuchas esa pregunta instantáneamente haces balance de lo que tienes y de lo que quisieras tener, y pronto te das cuenta de que lo que te gustaría tener no está al alcance de tu mano. Al menos por ahora. Entonces empiezas a dudar, eres realmente feliz? titubeas, y aunque al final contestas con un SI rotundo, sigues pensando sobre ellos durante horas. Dónde estás? qué te ha llevado hasta ahí o qué te retiene donde estás? hacia dónde te diriges? has conseguido tus metas? por qué me dejó? y si tuviera un bebé?

Te empiezas a plantear tu vida. Tu pasado, tu presente y qué ocurrirá en el futuro, y te autoconveces de que sí, qué más puedes pedir? es suficiente con lo que tienes. Si yo sólo necesito un rayo de sol para ser feliz! Además, cuánta gente desearía tener lo que tú tienes! sin embargo, algo se queda en un rinconcito de tu cabeza, y de vez en cuando salta otra vez a la superficie, irremediablemente.

Al final, te haces un lío y no sabes si eres feliz o no porque en realidad, no sabes lo que significa felicidad. En realidad, todavía no has conocido a nadie que sea feliz de verdad porque, aunque muchos afirman serlo, tú no ves que sean felices, o al menos, el tipo de felicidad que dicen tener no es el que tú andas buscando.

Entonces… qué cojones es la felicidad??? un estado irreal sólo alcanzable a través del delirio espiritual?? o es simplemente una de las posiciones de nuestro mando a distancia? dale para arriba y serás feliz, dale para abajo y te apagarás. Fácil, no? no tienes más que mantenerlo siempre en la misma posición y ya está!!! nadie puede quitarte tu felicidad.

Al final, sea como sea, ni un espíritu puede volar ininterrumpidamente ni un botón puede funcionar toda una vida sin estropearse, y esa felicidad que creías haber conseguido acaba por venirse abajo en cualquier momento.  Y es que no puedes evitarlo.  La vida está llena de muchos factores que, de una manera o de otra, afectan a tu felicidad. Te has levantado con esos rayos de sol que tanto te alegran, te has ido a desayunar con tu mejor amigo pero de repente, alguien te ha empujado y te ha tirado el café por encima. Tendrás que irte a casa a cambiarte antes de ir trabajar porque tienes una reunión importante a la que encima, vas  a llegar tarde, y eso provoca una reacción en tu jefe que hace que pierdas los estribos y mandes todo a la mierda porque, al fin y al cabo, estabas harto de todos ellos.  De repente, estás en el paro, con una hipoteca a tus espaldas y tu novia embarazada, pero es igual, porque mañana vas a dormir toda la mañana y te vas a levantar con una sonrisa en la boca. Es que acaso hay mayor felicidad que la de mandar a la mierda a tu jefe?

En resumen, existe la felicidad? alguien puede explicarnos lo que es?

Las personas que afirman ser felices, realmente os habeis parado a pensar si lo sois? o simplemente creeis que la felicidad es la ausencia de tristeza?

Para mí, lo que todos conocemos como felicidad no es más que un estado mental, el cual cada uno puede manejar a su antojo (si sabes cómo, claro). El hecho, o la capacidad, de ser positivo y ver el vaso medio lleno sólo depende de tí, y es totalmente independiente a los factores externos.  Si eres negativo y no ves más que problemas a tu alrededor, también es porque tú lo has elegido, no porque los astros se hayan alineado para hacerte la vida imposible precisamente a ti. La cuestión es.. una persona positiva es necesariamente feliz? una negativa no es más que un alma en pena que nunca conseguirá alcanzar esa felicidad de la que gozan los que sonríen?

No. Tu actitud hacia las cosas que te ocurren no determina tu felicidad.

Pero entonces, qué es lo que determina la felicidad de las personas? Sinceramente, no puedo contestar a estar pregunta, porque si pudiera no estaría aquí reflexionando sobre ello. Lo que sí empiezo a creer es que la felicidad como estado permanente no existe.  Por ahora, lo más parecido a felicidad que yo he experimentado, es lo que llamamos “satisfacción” que, de nuevo, no dura más que un rato.  Supongo que uno puede medir su felicidad por el número de veces en que se siente satisfecho, ya sea consigo mismo o con los demás. Ahora bien, quién establece el valor de esos números? es decir, cuántas veces al día/mes/año has de sentirte satisfecho para poder considerarte feliz? necesitas tú el mismo número de veces que otras personas? volvemos al inicio del debate… dónde está la línea que define la felicidad?

Continuará…. o no.

22 Responses to “Felicidad, vete tú a saber dónde te metes”


  1. 1 Rham marzo 27, 2010 a las 7:10 am

    Es un lío del carallo, de eso no me cabe la menor duda. Ahora bien, si no fuera por esos momentitos en los que uno está tan a gusto yo no sé a dónde iría a parar…
    Mira, ahora mismo por ejemplo, a pesar de ser la hora que es (las 7 am más o menos), y que llevo en vilo desde las 5 por el enano de la casa, ¡me encuentro como dios!… hasta que se levante el resto de la tropa, claro está. Habrá que aprovechar el momento.

  2. 2 monttse marzo 27, 2010 a las 5:15 pm

    Según me dijo alguien la felicidad es la ausencia del miedo a vivir.

    Yo las paso putas muchas veces, mi vida está llena de anecdotas oscuras, momentos tristes y desilusiones…

    No obstante soy feliz.

  3. 3 Vanessa marzo 27, 2010 a las 5:38 pm

    Rham, sí, hay que valorar muy bien esos momentitos porque son los que hacen que esta vida merezca la pena.

    Monttse, también podría ser la ausencia del miedo a morir…
    Yo creo que los momentos tristes y las desilusiones también hacen su aportación a nuestra “felicidad”, pues nos ayudan a ver las cosas con otra perspectiva. A veces una buena llorera puede ser tan beneficiosa como unas carcajadas :)

  4. 4 japogo marzo 28, 2010 a las 12:17 am

    La felicidad es algo tan simple que se complica con algo tan liviano como preguntar por ella.

    Creo que en mi caso soy feliz porque elijo serlo. Eso no quita que cuente con decepciones y tristezas y necesite desahogarme a lágrima viva o cobijándome en la oscuridad. Soy consciente de esto último y me hace valorar lo contrario. Y esa otra cara de la moneda, la más pulida, brillante, atractiva y beneficiosa, tiene más probabilidad de ocurrir que la oxidada y apagada del reverso. Sólo que no es únicamente el azar el que tira la moneda, sino en la mayoría de las ocasiones yo mismo.

  5. 5 Vanessa marzo 28, 2010 a las 12:46 am

    Totalmente de acuerdo con que la felicidad de cada uno la elige uno mismo, y no tiramos la moneda sino que ponemos para arriba la cara que a nosotros nos apetece.

    Eso es precisamente lo que me hace preguntarme si realmente sabemos lo que significa esa palabra. No será que simplemente hemos aprendido a convencernos de que somos felices para hacer nuestra vida más sencilla?

    Pongamos por ejemplo que eres ciego de nacimiento pero has aprendido a defenderte sin ver. Creerás que eres feliz, y que, aunque te gustaría poder ver, no es algo estrictamente necesario para ti. Si de pronto una operación pudiera devolverte la vista entonces empezarías a ver todo lo que te has perdido durante los años anteriores, y te darías cuenta de que aquello no era felicidad sino que simplemente tú creías que lo era, pero sólo ahora te das cuenta de que te estabas engañando a tí mismo.

  6. 6 Vanessa marzo 28, 2010 a las 12:54 am

    Del mismo modo, pongamos que un día pierdes la vista, o las piernas… podrás afirmar que aún así eres feliz? quizás puedas decir que has aprendido a vivir con ello y que sigues adelante, pero entonces te darás cuenta de que felicidad era lo que tenías antes, y que sólo ahora comprendes lo que significaba.

  7. 7 japogo marzo 28, 2010 a las 10:09 am

    Quizás el error sea condicionar eso que llaman felicidad a algo que se pueda poseer, a algo material.
    Cuando dicen que el dinero no da la felicidad, lo mismo habría que plantearse cuáles son esas cosas que no se pueden poseer, comprar o vender. Quiero creer que ahí está el verdadero sentido de la felicidad… incluso sin poder ver, caminar o escuchar.

  8. 8 Vanessa marzo 28, 2010 a las 10:44 am

    En mi opinión, eso de que el dinero no da la felicidad no es más que un tópico idealista para autoconvencernos de que no lo necesitamos, pero lo cierto es que, mientras vivamos en esta parte del mundo, el dinero es la mejor vía de acceso a la felicidad.

    Si tienes dinero tienes tiempo, y la felicidad sólo puede encontrarse en el tiempo que posees para tí mismo y para los que te rodean, que habitualmente no es mucho. A más dinero, más tiempo, más felicidad. Otra cosa es que la gente que sí cree en lo material se ciegue por completo en el momento que posee dinero, pero eso no es culpa de los billetes, sino de la persona.

    Si realmente crees que el dinero no da la felicidad, yo encantada de quedarme con el tuyo y así ayudarte a encontrarla :P

  9. 9 Jose Diego Sanz marzo 29, 2010 a las 7:32 am

    Desde mi punto de vista la felicidad es algo inversamente proporcional a la inteligencia y al sentido común o de la realidad. Por eso mismo creo que un hombre no puede alcanzar la “felicidad absoluta”. Pongamos unos ejemplos:

    Mi Perrita Dunna, era un animal tremendamente feliz se veía en sus ojos siempre dispuesta a comerte a besos y a jugar aun si le habías regañado por algo ella era igual de feliz incluso un ratito antes de morir en mis brazos era tremenda.

    Otro,

    Un niño pequeño o una persona con una deficiencia mental, su relativa inconsciencia sobre la realidad y la responsabilidad, les hace ver la vida desde otro punto de vista a mi parecer más objetivo y que les hace ser a mi juicio mucho más felices que el resto de personas.

    Y otro más por último,

    Mis dos ninfas Carolinas (aves granívoras), cuando viene gente a casa siempre hay alguien que dice pobrecitos pájaros siempre encerrados, pero yo los veo súper felices muchas veces les abro la jaula y salen a pasear o a volar por la cocina y aunque les abra la puerta de la terraza nunca se van en cuanto se cansan vuelven a su jaula a jugar y a piar, porque no cantan como mucho pueden aprender a hablar con mucha paciencia, la cual no tengo.

    Evidentemente entrarían otros factores que nos hacen ser tristes envidia, porque quiero ese coche que se a comprado el vecino, bueno ese no, mejor. Otro de los más importantes pienso sería la economía nuestro gran quebradero de cabeza. El trabajo, aunque yo soy feliz en mi trabajo, a la larga sería mas infeliz si no trabajara. La salud también tendría mucho pucho peso tanto como el amor y el cariño a los seres queridos.

    Como bien dices es muy complejo, pero sinceramente creo que si fuéramos menos inteligentes o menos responsables seríamos mucho más felices.

    Un saludo a todos y buscad vuestra felicidad, yo el sábado por la mañana la encontré al menos por un rato mientras ascendía por la montaña entre nieve, árboles y aire puro.

  10. 10 monttse marzo 29, 2010 a las 10:58 am

    El ser humano necesita querer y ser querido, aparte de reconocido, para sentirse bien.

    El amor de una mascota, de un amigo, de un familiar o de una pareja.. el amor propio…

    Y ser reconocido, escuchado, valorado, por alguién.

    Por ahí viene la felicidad, creo yo.

  11. 11 japogo marzo 29, 2010 a las 3:01 pm

    Vanessa, veo la felicidad más cercana al mensaje de monttse que al dinero, sinceramente.
    El que el dinero dé tiempo y ello la felicidad es, cuanto menos, discutible. Las tribus ancestrales de África o las Américas profundas no tienen ni un pavo, tampoco demasiado tiempo (supongo… porque para comer se lo tienen que currar), pero es gente, por lo general, de lo más feliz.
    Si pasamos a “nuestro lado del mundo” quizás se aproxime tu idea a la falta de tiempo, pero tampoco lo veo claro. La cuestión clave creo que es saber qué es lo que te hace feliz.
    Imagina a la gente que se dedica a una ONG sin descanso. Sin tiempo y con poco dinero, pero en su mayoría felices.

    De todos modos, es una cuestión muy difícil de responder. Si fuese fácil, todos seríamos felices, ¿no?

  12. 12 Vanessa marzo 29, 2010 a las 7:38 pm

    Primero, muchas gracias a todos por los comentarios. Es evidente que la felicidad no depende de un sólo factor, y todos van saliendo en el debate.

    Jose Diego, yo soy superinteligente y además feliz, jajajaa. Es broma… estoy de acuerdo, aunque yo no le echaría la culpa a la inteligencia sino más bien al conocimiento. Cuanto más conoces más quieres saber y cuanto más tienes más necesitas. A medida que vas perdiendo la inociencia pierdes también la libertad, y eso es lo que a menudo hace que no sientas esa felicidad plena q puede sentir un niño o un animal.

    Monttse, totalmente de acuerdo también, pero a veces eso tampoco es suficiente. Primero porque la mayoría nos sentimos infravalorados, no reconocidos y no escuchados durante 8 horas diarias (como mínimo) y segundo por lo que dije antes, porque el tiempo q te queda para estar con los tuyos y sentir ese calor es muy poquito.

    Japogo, como tú has dicho, hablo de esta parte del mundo. En las tribus ancestrales son felices precisamente por lo q le decía a Jose Diego, porque desconocen. Tú antes eras feliz sin un móvil pq no lo conocías, puedes vivir ahora sin él? o más fácil.. podrías irte tú a vivir con una de esas tribus y ducharte en agua fría todos los días sabiendo que existen los calentadores? por ahí van los tiros.

    Con el ejemplo de quien trabaja en ONGs (desde el punto de vista ideal que tú lo pintas) me estás dando la razón, se han ido a un lugar donde el dinero no es necesario para ser feliz. Por desgracia, para nosotros, viviendo aquí sí lo es. Aún así… no sé si sabes que para irte de voluntario con una ONG tienes que pagar, y no precisamente poco. Vamos, que no estamos hablando de gente que no tiene dinero, sino de gente que ha sacrificado sus ahorros para hacer lo que le gusta,y quizás por eso son felices (seguimos en el punto de vista ideal, porque muchos no lo son). Pero ahí está la cuestión… esa gente si es feliz es porque lo ha arriesgado todo por hacer lo que le gusta, cosa que pocos de nosotros nos atrevemos a hacer, y por qué?? POR DINERO, porque nos cuesta desprendernos de lo que nos ha costado conseguir, y porque el único miedo que tenemos es el de venir de vuelta y no tener un duro, o el de llegar a los 40 sin tener comprada una casa, me equivoco?

    Yo creo que todos los que afirmais que el dinero no da felicidad simplemente deberíais donar todos vuestros ahorros a una ONG, así contribuís con la felicidad de muchos y además con la vuestra propia :P

    En fin… salud, amor y dinero suelen decir, no? pos eso.

  13. 13 Vanessa marzo 29, 2010 a las 7:40 pm

    Joer, menuda parrafada os he soltado, jeejee. Si la leeis entera… gracias!! :D

  14. 14 japogo marzo 29, 2010 a las 10:15 pm

    Y dale con que done mi pasta!! Que nooooo… que estoy cerca de los 40 ya!

    Ale, tol mundo a ser feliz!

  15. 16 monttse marzo 29, 2010 a las 10:32 pm

    ^_^ si alguien quiere donar algo a un pobre le paso mi gorra!

    No hace falta tener a alguien ocho horas diciendo que te quiere para que te sientas querido, ni hablar todos los dias con ese amigo para saber que lo tienes y te aprecia tal como eres.

    Ese es el reconocimiento del que yo hablaba, no que te digan que eres la ostia en el trabajo a todas horas, al contrario, que falles y sigan apreciandote.

    Si el dinero diera la felicidad, sería simple y facil, no habría ningun rico infeliz, y los hay, no habría ningun pobre feliz, y los hay.

    El materialismo es una mala religión a la que aferrarse, nunca se tiene bastante. Pero tampoco nos pongamos hippychulos, se necesita un mínimo de dinero para comer, vestir… que la existencia sea cómoda.

    Confieso que los ratos que más feliz he sido en mi vida fue compartiendo la vida con Hugo, mi ex, y ahora los mas felices son los ratos que paso con mis sobrinos, nada que ver con tener un buen mobil o dinero para viajar, eso son cosas que me gustan pero que no me llenan de felicidad.

  16. 17 Vanessa marzo 30, 2010 a las 12:02 am

    Es que creo que no me estais entendiendo, no hablo de materialismo, ni de que sean las cosas las que dan la felicidad. Te aseguro que no soy nada materialista, sino más bien todo lo contrario, pero mira, yo no me voy a casa esta semana santa porque los billetes están muy caros, no veo a menudo a mis amigos porque no me llegan los días de vacaciones al año para poder visitarles a todos, tengo un primito pequeño al que no estoy viendo crecer, y he roto una relación a distancia por las mismas razones. Si tuviera dinero no tendría que preocuparme por ello porque podría ir a verles siempre que quisiera, o quizás me iría a vivir cerca de ellos, lo cual ten por seguro que me haría muy feliz.

    En cuanto al trabajo, no me refería al reconocimiento verbal, creo que ya sabes que para mí las palabras significan más bien nada. De hecho, en mi trabajo me dicen que soy la hostia un día sí y al siguiente también, pero no me sirve de nada si al final tengo q pelearme para que mi opinión sea tenida en cuenta. Si tuviera dinero no trabajaría para nadie más que para mí, y haría mi trabajo como a mí me gusta, o sea, bien. Eso, sinceramente, también me haría feliz, porque yo sí creo que “el trabajo dignifica” y no hay mayor satisfacción que la de estar orgulloso de lo que uno hace.

    Pero como soy pobre, tengo que aguantar que me traten como un monito y me feliciten por hacer tan bien “el mono”, tengo que elegir entre irme a ver a mi familia o irme a conocer un sitio nuevo, y tengo que ingeniármelas para poder ver a todos mis amigos al mismo tiempo una vez cada dos o tres años y, a ser posible, en un lugar donde no haya estado nunca!

    Tampoco me malinterpretes, no estoy diciendo que sea infeliz, ni mucho menos!! por suerte, sí tengo ese cariño y reconocimiento del que tú hablas, y aunque me llame pobre a mí misma, no lo soy, y vivo mejor que bien. Tampoco te digo que si mañana me toca la lotería vaya ser feliz de cuajo, no he dicho en ningún momento que sea lo único necesario para ser feliz, pero sí te aseguro que, hoy por hoy, a mí me ayudaría bastante, y creo que a vosotros también, aunque no querais reconocerlo.

    Podeis llamarle materialismo, más bien es capitalismo, pero es la realidad en la que vivimos. En nuestro mundo, el dinero es tiempo y es libertad. En el otro mundo, es simplemente vida.

    Para terminar la segunda parrafada… un aforismo que, como imaginareis, a mí me encanta: “Los ricos dicen que lo más importante en la vida es el amor. Los pobres saben que es el dinero”

  17. 18 monttse marzo 30, 2010 a las 11:19 am

    :) pos estoy de acuerdo en casi todo.

  18. 19 Rham marzo 31, 2010 a las 6:21 pm

    Este debate se ha puesto la mar de interesante. ¡Hay que ver lo que hace un rayito de sol de vez en cuando!

  19. 20 Vanessa marzo 31, 2010 a las 7:11 pm

    Mira, otro de los factores.. seríamos capaces de ser felices si no pudiéramos ver el sol??? a mí creo que costaría bastante…

    En fin, seguiremos buscando la pócima secreta.

  20. 21 F junio 1, 2010 a las 5:01 pm

    Hola a todos!!!!!!!
    Primero dar las felicidades,
    1 A la autora del blog, (hay unas cuantas entradas que me gustan mucho)
    2 A la gente que participa, se (respira) lee y denota muy buen ambiente.

    Referente al tema de la entrada, al leerla me vino a la mente un cuento de un filosofo? argentino, ( creo que es Bucay, pero no me hacer mucho caso) que os resumo:

    Se trata de una persona que era feliz buscando, no necesitaba encontrar….. solo buscar.
    En unos de sus viajes, caminando por un largo sendero que conducia hacia un pueblo, vio como en uno de los laterales del camino habia una valla que cercaba una amplia zona del campo.
    Guiado por su curiosidad, entro y descubrio que ese lugar era un cementerio, y se acerco a leer una lapida.
    En ella, ponia el nombre de un hombre, y su fecha de defuncion.
    Abajo de todo, al final, ponia: vivio 6 años y 123 dias.
    Perplejo por la pronta edad a la que murio el chico, se acerco a otra lapida, y al final ponia: vivio 4 años y 54 dias.
    Fue mirando lapida por lapida, y sentia escalofrios cada vez que veia los dias de vida inscritos.
    De vuelta al camino, se tropezo con un hombre, y apresurado le comento lo que habia visto, y le pregunto como podia ser?,como era que la gente en ese sitio muriera tan joven.
    El campesino le respondio que esos no eran sus dias de vida, sino de felicidad.
    Todos los individuos del pueblo, tenian una libretita y apuntaban todos los dias las horas que fueron felices, y llegada la muerte se sumaban y dejaban marcadas en sus lapidas.

    FIN

    jejejeje, eso es mas o menos lo que recuerdo.
    Esto no dice nada sobre donde esta la felicidad, que pinta tiene
    o como se busca, pero seguro que os hara pensar de lo lindo, y puede que tengais alguna buena idea.
    Saludos y suerte

  21. 22 Vanessa junio 1, 2010 a las 7:11 pm

    Hola F!
    bienvenido al blog y muchas gracias por participar en él.
    Me ha encantado el cuento, y como tú adivinabas, me quedo un buen rato pensando… se acerca bastante a mi idea de que la felicidad no puede ser permanente, pero entristece pensar que en total sólo seamos felices unos 4-5 años de los 60-80 que vivimos…
    También me gusta mucho eso de ser feliz buscando, a mí me pasa un poco igual, creo que me pasaré la vida buscando qué quiero hacer con ella, jejeje :)
    Saludos y suerte para tí también


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Buscabas algo?

RSS No pasa nada, de nuevo

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

RSS Sobre fronklins y otros menesteres

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

RSS Idea creativa

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

RSS Española por el mundo

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

Libros

GEISHA OF GION, Mineko Iwasaki. SALMON FISHING IN THE YEMEN, Paul Torday. BROOKLYNG FOLLIES, Paul Auster. THE BOOK OF ILLUSIONS, Paul Auster. LA CATEDRAL DEL MAR, Ildefonso Falcones. LOS BORGIA, Mario Puzo. EL CURIOSO INCIDENTE DEL PERRO A MEDIANOCHE, Mark Haddon. EL RETRATO DE DORIAN GRAY, Oscar Wilde. LA FLAQUEZA DEL BOLCHEVIQUE, Lorenzo Silva. BALZAC Y LA JOVEN COSTURERA CHINA, Dai Sijie. SEDA, Alessandro Baricco. CUENTOS, Mario Benedetti. LA HOGUERA DE LAS VANIDADES, Tom Wolfe. LA METAMORFOSIS , Franz Kafka. VERONICA DECIDE MORIR, Paulo Coelho. LOS PILARES DE LA TIERRA,Ken Follet. ASÍ HABLÓ ZARATUSTRA, Friedrich Niestzche. LA SOMBRA DEL VIENTO, Carlos Ruíz Zafón. KAFKA EN LA ORILLA, Haruki Murakami. TOKIO BLUES, Haruki Murakami.

PELICULAS

El Orfanato, Los otros, El laberinto del Fauno, Tesis, Seven, La vida de David Gale, Crash, El viaje de Chihiro, Speed, Primavera verano otoño invierno y primavera, Deseando amar, Desayuno con diamantes, Charlie y la fábrica de chocolate, Toy story, El Milagro de P-Tinto, Babel, La vida secreta de las palabras, Mi vida sin mi, El espinazo del diablo, El diario de Noah, 9 reinas.
Licencia de Creative Commons

A %d blogueros les gusta esto: