Good bye

Consiguió subirse al tren justo antes de que éste cerrara sus puertas. No sabía hacia dónde se dirigía pero sabía que le llevaría lejos de allí.

Se sentó en el primer asiento que encontró al lado de una ventanilla. Estaba sudando. Había salido corriendo y no había parado hasta ese momento. Se quitó el sombrero y lo colocó en la mesa. Hizo lo mismo con la bufanda, que dobló con sumo cuidado. Cerró los ojos y respiró hondo.

La frecuencia de sus latidos comenzó entonces a disminuir, hasta que consiguió recuperar la normalidad en su respiración. Abrió los ojos y los dirigió hacia la ventana. Vio cómo todo iba quedando atrás. Los últimos edificios de aquella ciudad, los árboles, las puestas de sol entre rascacielos, los despertares a su lado, aquel delantal azul, su sonrisa reflejada en la ventana, los paseos de la mano, el aroma a lavanda al entrar en casa, su pelo esparcido en la almohada,… Todos sus recuerdos iban pasando a gran velocidad, siguiento el ritmo que marcaba el traqueteo del tren, sin que él pudiera hacer nada para detenerlos.

Por un momento, le invadió la melancolía. Sabía que nunca más volvería a ese lugar. Sabía que ese tren iba en una sóla dirección, y que nunca recordaría el camino de vuelta. Se alejaba de todo lo que un día le había hecho feliz. Lo dejaba todo sin mirar atrás. Se marchaba para no volver.

Y no podía soportarlo.

Cogió la bufanda, la acercó a su cara y sintió cómo aquel aroma inundaba el interior de su cuerpo, llegando a empapar su corazón. Por un momento deseó poder bajarse de ese tren. Deseó poder volver a casa y olvidar lo que había sucedido. Pero sabía que no era posible.

Sintió cómo las lágrimas se abrían paso hacia sus ojos, y no sabía cómo retenerlas. Sin pensarlo, abrió la ventana, extendió la mano con la que sujetaba la bufanda, y la dejó caer. La vio tocar el suelo y quedarse allí, plegándose en sí misma, como suplicando clemencia. La vio alejarse a gran velocidad, igual que sus recuerdos.

Pronto desapareció, justo a tiempo para que aquella lágrima se evaporara antes de salir de sus ojos.

-Su billete por favor.

Anuncios

5 Responses to “Good bye”


  1. 1 leo enero 25, 2010 en 2:36 am

    se parece mucho a la realidad, al menos la que conozco. ,-)

  2. 2 Vanessa enero 25, 2010 en 6:43 pm

    Bueno, siempre hay algo de realidad en todo lo que se escribe, no? a menos que sea ciencia ficción, claro, jejee

  3. 3 japogo enero 26, 2010 en 8:16 pm

    Muy bonito el relato, hace a uno viajar en ese tren y vivir cada instante como si fuese realidad. El ritmo y cómo lo has dibujado le dan un toque mágico.
    Me ha venido a la cabeza una letrilla aflamencada (¡cómo no!) de uno de mis temas favoritos…

    No hay despedida sin un adiós,
    no hay un adiós sin un destino
    y qué cortito se hace el amor
    y qué larguito se hace el olvido.
    Habló un poeta sobre el amor,
    que era la pócima de todo mal
    y al mismo tiempo se le olvidó
    dar el remedio pa’ la soledad.

    Besos

  4. 4 Edu febrero 16, 2012 en 10:15 am

    Como dice Mario Benedetti (digo bien, sí, dice, que sigue entre nosotros a través de su legado), los sentimientos del chico debían ser de este tipo:

    Tengo miedo de verte
    necesidad de verte
    esperanza de verte
    desazones de verte

    tengo ganas de hallarte
    preocupación de hallarte
    certidumbre de hallarte
    pobres dudas de hallarte

    tengo urgencia de oírte
    alegría de oírte
    buena suerte de oírte
    y temores de oírte

    o sea
    resumiendo
    estoy jodido
    y radiante
    quizá más lo primero
    que lo segundo
    y también
    viceversa.

    PD: es mi poema favorito.


  1. 1 “La bufanda” relato en dos partes de Vanessa Barral y lector bajito « lector bajito Trackback en febrero 21, 2010 en 3:10 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Buscabas algo?

RSS No pasa nada, de nuevo

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Sobre fronklins y otros menesteres

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Idea creativa

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Española por el mundo

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

Libros

GEISHA OF GION, Mineko Iwasaki. SALMON FISHING IN THE YEMEN, Paul Torday. BROOKLYNG FOLLIES, Paul Auster. THE BOOK OF ILLUSIONS, Paul Auster. LA CATEDRAL DEL MAR, Ildefonso Falcones. LOS BORGIA, Mario Puzo. EL CURIOSO INCIDENTE DEL PERRO A MEDIANOCHE, Mark Haddon. EL RETRATO DE DORIAN GRAY, Oscar Wilde. LA FLAQUEZA DEL BOLCHEVIQUE, Lorenzo Silva. BALZAC Y LA JOVEN COSTURERA CHINA, Dai Sijie. SEDA, Alessandro Baricco. CUENTOS, Mario Benedetti. LA HOGUERA DE LAS VANIDADES, Tom Wolfe. LA METAMORFOSIS , Franz Kafka. VERONICA DECIDE MORIR, Paulo Coelho. LOS PILARES DE LA TIERRA,Ken Follet. ASÍ HABLÓ ZARATUSTRA, Friedrich Niestzche. LA SOMBRA DEL VIENTO, Carlos Ruíz Zafón. KAFKA EN LA ORILLA, Haruki Murakami. TOKIO BLUES, Haruki Murakami.

PELICULAS

El Orfanato, Los otros, El laberinto del Fauno, Tesis, Seven, La vida de David Gale, Crash, El viaje de Chihiro, Speed, Primavera verano otoño invierno y primavera, Deseando amar, Desayuno con diamantes, Charlie y la fábrica de chocolate, Toy story, El Milagro de P-Tinto, Babel, La vida secreta de las palabras, Mi vida sin mi, El espinazo del diablo, El diario de Noah, 9 reinas.
Licencia de Creative Commons

A %d blogueros les gusta esto: